La Recogida Selectiva Del Papel Y Del Cartón

La estructura recuperadora del papel y del cartón, al margen de sus problemas y defectos, es muy efectiva en términos de capacidad de recogida. El sector se resiente por los elevados costes de recogida por un lado y las deficiencias de la comercialización por otro.

Lógicamente el mayor consumo de papel por las papeleras es la razón de una mayor recogida del mismo, sin embargo, no existen datos precisos que nos permitan establecer una relación fiable entre niveles de consumo y recuperación. Parece claro que los papeles de mayor valor son entregados directamente a almacenistas, quedando los de menor valor, densidad y precio para los pequeños recuperadores, por lo que el esfuerzo de éstos no se ve compensado por las ganancias.

De este modo se ven distinguidos dos grandes grupos en los sistemas de recuperación de papel:

La recuperación obligada, llamada así debido a la necesidad de evacuar los residuos de papel que se generan en gran cantidad en determinados lugares de trabajo (imprentas, encuadernaciones, oficinas, grandes comercios, editoriales, distribuidoras, etc.).

La recuperación voluntaria, que se produce porque el usuario de papel así lo decide, dependiendo de diversas circunstancias el hecho de que el papel usado sea abandonado como residuo, vendido o regalado.

La razón fundamental del descenso de las pequeñas recogidas y ventas reside fundamentalmente en los precios, que junto con un aumento de la capacidad adquisitiva de la mayoría de las familias y la desaparición de las chamarilerías y traperos, ha convertido es práctica poco atractiva el guardar periódicos y revistas para ser llevados lejos a vender.

Las calidades que más se recuperan por este sistema, son las bajas y las medias. En general, es lo que puede reportar mayor beneficio al recuperador. De forma que la estabilidad de la recogida depende casi exclusivamente de los precios que obtenga el recuperador y, no de las necesidades locales de evacuación o del fabricante de papel que utilice papel recuperado.

Los vertederos de basura son una fuente de aprovisionamiento de papel y cartón en progresivo descenso. El mayor control y la clausura de los vertederos ilegales, ha supuesto en algunos sitios la desaparición de muchas familias dedicadas a la basura, no sólo de papel y cartón, sino también de vidrio, botellas, plásticos, latas, etc.

Sin embargo, este colectivo que practica la recuperación voluntaria es de vital importancia para garantizar el suministro a la industria papelera, gran devoradora de papel recuperado, a la vez que se reduce el volumen de basura.

Las eventualidades y dificultades de todo tipo que rodean a este colectivo. Hacen pensar que su futuro va a depender, o bien de una creciente marginalidad urbana, que dé mano de obra barata, lo que al menos oficialmente no se considera ni desea, en cuyo caso seguirá existiendo más o menos como hasta ahora, o bien irá desapareciendo poco a poco a medida que se presenten otras alternativas profesionales más atractivas.

Comments