Protección del medio ambiente

La protección del medio ambiente es esencial para la calidad de vida de las generaciones actuales y futuras. El reto esta en combinarla con un crecimiento económico y sostenible a largo plazo.

La política de medio ambiente de la Unión Europea se basa en la convicción de que unas normas ambientales rigurosas estimulan las oportunidades de innovación y negocio. Hay una estrecha interrelación entre las políticas económica, social y de medio ambiente.

El futuro está en nuestras manos

La actividad de la UE en materia de medio ambiente es un programa de acción titulado «Medio Ambiente 2010: el futuro está en nuestras manos», que se centra en los siguientes aspectos:

Cambio climático y recalentamiento del planeta

Hábitat natural y fauna

Relación de medio ambiente y salud

Recursos naturales y gestión de los residuos.

Las cuestiones transversales se abordan mediante estrategias temáticas sobre la contaminación atmosférica, la prevención de residuos, el reciclado, el medio marino, el suelo, los plaguicidas, el uso de los recursos y el medio ambiente urbano.

Además, el programa para el cuidado del medio ambiente hace hincapié en los aspectos siguientes:

Cumplimiento de la normativa de medio ambiente vigente

Atención al medio ambiente en todas las políticas de la UE que pueden tener efectos en él (por ejemplo agricultura, desarrollo, energía, pesca, industria, mercado interior y transportes)

Participación estrecha de las empresas y los consumidores en la búsqueda de soluciones a los problemas del medio ambiente

Suministro a la población de la información necesaria para actuar de manera respetuosa con el medio ambiente

Concienciación de la importancia de utilizar el suelo razonablemente para preservar los hábitats y paisajes naturales y reducir al mínimo la contaminación urbana.

Durante el actual programa de acción y los cinco anteriores, y después de treinta años de fijación de normas, la UE cuenta con un sistema completo de protección del medio ambiente. Los temas tratados van desde el ruido hasta los residuos, desde las sustancias químicas hasta los gases de escape, desde las aguas de baño hasta una red de información y ayuda que cubre toda la UE para hacer frente a catástrofes ecológicas como los vertidos de hidrocarburos o los incendios forestales.

Toda la política sobre las infracciones por infringir la ley, se basa en el principio de que quien contamina, paga. Este pago puede ser: En forma de las inversiones necesarias para cumplir unas normas más rigurosas o del requisito de devolver, reciclar o eliminar los productos después de su uso. El pago también puede ser un impuesto sobre las empresas o los consumidores por la utilización de productos perjudiciales para el medio ambiente, como algunos tipos de envase.

Comments